Jorge y su Patota

  • Descripción

    Colombia tiene su propio ventrílocuo. Pasar de la vida militar al mundo del
    espectáculo, no es que se de todos los días. Pero a Jorge Muñoz le sucedió.

    Hace 18 años prestaba el servicio militar, pero un problema de salud lo obligó a guardar reposo, sin más que hacer, se dedicó a ver televisión y a imitar lo que hacía un reconocido ventrílocuo a través de la pantalla. Así descubrió que era dueño de un talento que pocos tienen: modificar su voz para imitar voces y sonidos, pero de forma discreta, sin mover los labios; y con la ayuda de un fino humor, le dio vida y voz a títeres, que hoy son cómicos personajes.